Telecomunicaciones. Servicio Universal


  • ¿Qué es el servicio universal?
Es la obligación impuesta a uno o más operadores de redes y/o de servicios de comunicaciones electrónicas de suministrar, a un precio razonable, un conjunto mínimo de servicios a todos los usuarios, independientemente de su situación geográfica en el territorio nacional. 
Para garantizar el acceso universal a las telecomunicaciones es necesario que cualquier ciudadano tenga un terminal de teléfono a una distancia razonable de su domicilio acorde con sus posibilidades de desplazamiento.

  • ¿Cómo se financia el servicio universal?
Para financiar los costes netos incurridos por el prestador del servicio universal, se podrán crear mecanismos de compensación. Se puede crear un mecanismo de compensación con cargo a los fondos públicos y/o un mecanismo de distribución de los costes entre los suministradores.

  • ¿Quién debe prestar el servicio universal?
Según lo dispuesto en el artículo 23 de la LGT 2003 , cualquier operador podrá ser designado para prestar total o parcialmente el servicio universal, de manera tal que, para conocer si hay varios interesados en suministrar el servicio el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio a debe efectuar una consulta pública tendente a identificarlos y, si varios persistiesen en su intención, debe llevar a cabo una licitación.  
Si la convocatoria fracasase, se procederá a efectuar una designación directa, mediante Orden Ministerial, al único interesado o al operador que cumpla los requisitos fijados en el artículo 38 del Reglamento del Servicio Universal recogido en el Real Decreto 424/2005 (RSU): ser operador con peso significativo en el mercado de conexión a la red telefónica pública desde una ubicación fija, o ser el operador que previamente había venido suministrando el servicio universal o el que tenga la mayor cuota en el mercado del acceso a la red telefónica.

  • ¿Quién paga el servicio universal?
El Art. 24.1 de la LGT 2003 establece que cuando la prestación del servicio universal constituya una carga injustificada para el operador designado, deberá procederse al reconocimiento del coste neto del servicio universal. 
El coste neto se define como el ahorro neto que el operador designado efectuaría si no prestara el servicio y consiste en extraer de su contabilidad de costes, el coste de largo plazo en el que un operador eficiente habría incurrido para la prestación de las facilidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario