Comunicación de Datos LOPD

En una economía globalizada la circulación universal de datos personales resulta imprescindible. Los flujos transfronterizos de datos se producen tanto en el seno de grupos multinacionales de empresas como entre empresas singulares.

La comunicación es, la transmisión de señales mediante un código común al emisor y al receptor; y constituye una de las formas en que las personas interactúan entre sí, estableciendo lazos; existen muchas formas de comunicación, gestual, a través de los signos, verbal, escrito, etc.. La comunicación se puede llevar a cabo de muy distintas maneras por diferentes medios, canales y códigos.

La LOPD entiende la comunicación de datos como cesión de estos datos e intenta dotar a esta de las máximas garantías jurídicas; para que la protección de la Ley otorga al titular de los datos no quede disminuida. Según el artículo 3.i) de la Ley, cesión o comunicación de datos es toda revelación de datos realizada a una persona distinta del interesado. Así la simple revelación de datos de una sola persona se considera una cesión.

La comunicación de datos se contempla en el artículo 11 de la LOPD:
  • Los datos de carácter personal objeto del tratamiento sólo podrán ser comunicados a un tercero para el cumplimiento de fines directamente relacionados con las funciones legítimas del cedente y del cesionario con el previo consentimiento del interesado. 
  • El consentimiento exigido en el apartado anterior no será preciso:

  1. Cuando la cesión está autorizada en una ley.
  2. Cuando se trate de datos recogidos de fuentes accesibles al público.
  3. Cuando el tratamiento responda a la libre y legítima aceptación de una relación jurídica cuyo desarrollo, cumplimiento y control implique necesariamente la conexión de dicho tratamiento con ficheros de terceros. En este caso la comunicación sólo será legítima en cuanto se limite a la finalidad que la justifique.
  4. Cuando la comunicación que deba efectuarse tenga por destinatario al Defensor del Pueblo, el Ministerio Fiscal o los Jueces o Tribunales o el Tribunal de Cuentas, en el ejercicio de las funciones que tiene atribuidas. Tampoco será preciso el consentimiento cuando la comunicación tenga como destinatario a instituciones autonómicas con funciones análogas al Defensor del Pueblo o al Tribunal de Cuentas.
  5. Cuando la cesión se produzca entre Administraciones públicas y tenga por objeto el tratamiento posterior de los datos con fines históricos, estadísticos o científicos.
  6. Cuando la cesión de datos de carácter personal relativos a la salud sea necesaria para solucionar una urgencia que requiera acceder a un fichero o para realizar los estudios epidemiológicos en los términos establecidos en la legislación sobre sanidad estatal o autonómica.
  • Será nulo el consentimiento para la comunicación de los datos de carácter personal a un tercero, cuando la información que se facilite al interesado no le permita conocer la finalidad a que destinarán los datos cuya comunicación se autoriza o el tipo de actividad de aquel a quien se pretenden comunicar. 
  • El consentimiento para la comunicación de los datos de carácter personal tienen también un carácter de revocable. 
  • Aquel a quien se comuniquen los datos de carácter personal se obliga, por el solo hecho de la comunicación, a la observancia de las disposiciones de la presente Ley. 
  • Si la comunicación se efectúa previo procedimiento de disociación, no será aplicable lo establecido en los apartados anteriores.
La ley recoge en el artículo 27 una serie de obligaciones del responsable del fichero, en caso de cesión de datos. Este artículo expone lo siguiente:
  • El responsable del fichero, en el momento en que se efectúe la primera cesión de datos, deberá informar de ello a los afectados, indicando, asimismo, la finalidad del fichero, la naturaleza de los datos que han sido cedidos y el nombre y dirección del cesionario.
  • La obligación establecida en el apartado anterior no existirá en el supuesto previsto en los apartados 2, letras c, d, e y 6 del artículo 11, ni cuando la cesión venga impuesta por ley.
A pesar de los esfuerzos del legislador español por intentar mantener la seguridad jurídica en la comunicación de datos, no podemos pasar por alto que la aparición de las nuevas tecnologías ha influido de manera notable en las distintas formas de comunicación, y si bien el legislador ha ido regulando las distintas formas de comunicación, con la aparición de este fenómeno de Internet y las nuevas tecnologías, se está viendo desbordado, en parte por su rápida expansión, y porque las nuevas posibilidades de comunicación que ofrece Internet, dan lugar a problemas de ámbito no sólo interno de cada Estado, sino que pueden llegar a afectar a numerosos Estados, dando lugar a la necesidad de una regulación de Derecho Internacional Privado.
La irrupción y aplicación de nuevas tecnologías exigen reorientar las reflexiones que sobre la seguridad y sus retos han venido planteándose hasta este momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario