Recogida de Datos

La primera fase en la vida del dato es la recogida, concibiendo al dato como información que va a pasar a formar parte de un fichero o de un tratamiento. La recogida de datos es, cualquier mecanismo que permita la obtención de datos sobre el afectado para su posterior registro.

El registro se produciría con la entrada del dato,como portador de información en un fichero.

La recogida de datos se somete, de acuerdo con las prescripciones de la Directiva Europea 95/46 a determinados requisitos que recoge nuestra ley en el art. 4.1, y que la conecta con el principio de finalidad:
Los datos de carácter personal sólo se podrán recoger para su tratamiento, así como someterlos a dicho tratamiento, cuando sean adecuados, pertinentes y no excesivos en relación con el ámbito y las finalidades determinadas, explícitas y legítimas para las que se hayan obtenido.”
La recogida exige tener presente una serie de obligaciones a cumplimentar en ese momento por el responsable. El objetivo del tratamiento con motivo del cual se realiza la recogida de datos ha de ser específico y concreto.La finalidad ha de ser explícita y ajustada a la Constitución .

La entrega de los datos ha de ser consentida, lo cual implica, que ha de ser informada. Esa información es previa al momento de la entrega.Este derecho de información previa es distinto del que después asiste al individuo sobre cualquier fichero de datos automatizados y su fin es,informar en el momento de la primera recogida.

Los requisitos a que debe ajustarse la recogida, no son exclusivos de ese momento sino que también deben estar presentes en la siguiente fase del tratamiento, esto es, en la fase de conservación, y mantenerse a lo largo del proceso.

La LOPD distingue dos figuras en relación con la persona o personas encargadas de cumplir los postulados de la ley: el responsable del fichero y el encargado del tratamiento: Responsable del fichero y Encargado del tratamiento (mirar Definiciones)

La ley española incluye la regulación del responsable y del encargado, como personas u órganos relacionados con el manejo de los datos personales a través de un tratamiento o incluidos en un fichero. Como rasgos comunes a ambas figuras constituyen el sujeto pasivo de la ley. Ambos sujetos pueden ser tanto públicos como privados.La Ley alcanza también a las personas jurídicas

El responsable es el que toma la decisión de la finalidad, contenido y uso del tratamiento, mientras que el encargado actúa por cuenta de éste.El responsable puede serlo tanto una persona jurídica como física, aunque el art 46 LOPD introduce una importante distinción en función del caŕacter público del responsable del tratamiento; si el responsable del tratamiento tiene carácter público, se exige la intervención del Director de la Agencia Española de Protección de Datos, que dictará resolución, que ha de ser notificada al responsable, en la que se establecen las medidas necesarias para corregir la infracción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario