Ley 59/2003 de Firma Electrónica

La Ley 59/2003 de Firma electrónica, se aprueba en España para adaptar la Directiva Europea 1999/93/CE por la que se establece un marco normativo para la firma electrónica.

La Ley española, regula la firma electrónica, incluida su eficacia jurídica y también lo relativo a la prestación de servicios de certificación; servicios que son necesarios para conseguir eficacia jurídica de la firma electrónica.

La Ley no afecta a las normas vigentes sobre la celebración, formalización, validez y eficacia de los contratos u otros actos jurídicos; tampoco afecta al régimen aplicable a las obligaciones. Es importante destacar que la Ley de Firma electrónica, no afecta a las funciones de Notarios ni de Corredores de Comercio en lo relativo a:

    • La función de dar fe de la firma en los documentos
    • La intervención de estos profesionales para elevar distintos documentos a públicos

La Ley establece a lo largo de su articulado, las definiciones de firma electrónica, de prestador de servicios de certificación, los requisitos para ser uno de estos prestadores de servicios, los tipos de firma electrónica, que se entiende por certificado electrónico... así como sanciones en el caso de no cumplir lo dispuesto en la Ley.

La Ley atribuye al Ministerio de Ciencia y Tecnología la potestad de controlar el cumplimiento de las disposiciones relativas a firma electrónica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario